Hablemos sobre la castidad con nuestro invitado Frank Rodriguez, el cual es un tema de vital importancia en cuanto a la dignidad humana y la plenitud de la misma, y a la vez muy poco conocido.

Conversaba hace unos días sobre la juventud y la castidad, con un seminarista el cual es un buen amigo y hermano. Pasábamos de un tema a otro y le hablaba, también, sobre este blog y los temas que quería tratar.

Me pareció tan interesante la conversación, que tuve el atrevimiento de pedirle, que escribiera un artículo para este blog. Por fin me ha complacido y esta semana es nuestro invitado en Escucha y Vivirás.

Les presento a Frank Rodríguez, seminarista perteneciente al Seminario Arquidiocesano Redemptoris Mater de Santo Domingo. Cursa el 4to año de Teología y es un estudioso del tema de la Castidad.

Frank, esta audiencia es toda tuya, adelante.

Gracias Alexis por darme la oportunidad de expresar lo que ha sido también mi experiencia en lo referente a la castidad, el cual es un tema de vital importancia en cuanto a la dignidad humana y la plenitud de la misma, y a la vez muy poco conocido.

Esclavitud disfrazada de libertad.

Hace dos años apareció un artículo en el periódico sobre el arte contemporáneo, y la imagen de expresión artística que se apreciaba en la portada era la siguiente.

Cosificacion del ser humano - Castidad - Escucha y Viviras_LI

(Cuidando al público que tiene acceso a este blog, hemos alterado la imagen donde se encontraba la parte sexual del hombre).

Es cierto que comunica algo: Es develación y a la vez profecía de la cosificación del ser humano, en su detrimento más absoluto.

Lo importante no es la imagen, pues ni siquiera buena resolución posee, y parece un mal chiste que se olvida con un cambio de tema. El problema consiste en que la fotografía adquiere carne y refleja una realidad que palpita, no por el soplo de un artífice que le da vida, sino por una esclavitud que se disfraza de libertad.

En la época postmoderna en que nos encontramos, las palabras no poseen un significado objetivo, o sea, en sí mismas, sino que parte de perspectivas individuales, muchas veces inspiradas por meros deseos subjetivos e incluso, por conveniencias de orden moral.

La libertad.

La bandera que se ha querido ondear en todos los tiempos es la de libertad. Pero ¿Dónde guarda su esencia esta palabra que desde la revolución francesa se convirtió en el rugido de victoria de la humanidad?

Libertad - Castidad - Escucha y Viviras

Si consultamos a Google, encontraremos, por todas partes, definiciones de libertad; por ejemplo: “hacer lo que deseemos hacer”, en la cual el ritmo es marcado por los sentimientos, que si bien son importantes para conocernos, no definen lo que somos.

Te puede interesar:

Así como la fiebre revela una infección escondida, los sentimientos manifiestan un estado pero no son el estado mismo, no son determinantes propios de ser convertidos en paradigmas, pues por su carácter voluble, mutan constantemente.

Es importante hacernos otra pregunta: de ser cierto que la libertad es la capacidad de hacer lo que queramos, ¿existe en nosotros la capacidad de no hacer lo que queramos?

El que por su “libertad” da rienda suelta a su sexualidad ¿puede ser casto? El que se alcoholiza ¿puede vivir en la sobriedad a voluntad? La evidencia nos dice que es imposible, por tanto, hoy más que nunca nos movemos entre ajos y cebollas,  y el alma es encadenada por grilletes que son tan peligrosos, por la apariencia de ser las alas que nos conducen a cualquier parte.

Alas - Castidad - Escucha y Viviras

La verdad y el amor.

La libertad sólo puede comprenderse desde la verdad y el amor, y sólo una persona en la historia de la humanidad se ha proclamado a sí mismo como La Verdad. Esta singularidad expresa que para tocar lo verdadero, es necesario contemplarlo desde El, es decir desde Cristo.

De ahí que se afirme en la Gaudium et Spes 22: “El misterio del hombre sólo se revela a la luz del misterio del Verbo encarnado”. Viéndolo a él, y viviendo en él, es donde el hombre es realmente libre.

La libertad sólo puede comprenderse desde la verdad y el amor.

En el ejercicio de la libertad, es cuando se puede vivir la vocación propia de todo hombre: El amor.

Los sentidos expresan que el ser humano es una creatura relacional, orientada a los demás. El oído, la vista, no tienen razón de ser de no existir otro. Por tanto, somos humanos a plenitud, cuando amamos.

Ante esta cuestión a lo mejor algunos muestren sus medallas de gurú en el arte de amar. Sin embargo, la traducción moderna del amor se limita y encadena a la experiencia de mera pasión y deseo, la cual sale de la TV, de personajes ficticios que guardan sus máscaras al acabar su papel.

Verdad enmascarada - no castidad - Escucha y Viviras

La imagen del amor.

Dice Wittgenstein que las cosas de las que podemos hablar y expresarnos, corresponden a una imagen que tenemos en el intelecto, que nos permite reconocer aquello que revelan las palabras. Una manera más llana de decirlo es que cuando hablamos, por ejemplo, de una silla, es porque tenemos en el intelecto la imagen de la silla de la que hacemos referencia.

Entonces, ¿Cuál es la imagen del amor? En los Evangelios cada vez que Cristo habla del amor, acto seguido anuncia la entrega de la propia vida sin reparos. De ahí que la única imagen por la que puede contemplarse el amor es la cruz.

Verdadero amor - Castidad - Escucha y Viviras

La única imagen por la que puede contemplarse el amor es la cruz.

En el momento en que la donación gratuita queda fuera de la vida del hombre, se instrumentaliza a los demás y hacemos de ellos objetos de gratificación y a la vez quien instrumentaliza, presumiendo de ser libre, pierde la dignidad para convertirse en objeto de ocasión.

Te puede interesar:

La Castidad.

En estos casos, se entregan miedos, fantasmas, vacíos, no amor. Hay un intercambio de ilusiones, no verdades. Sólo la castidad, tanto vivida en la vida matrimonial, o desde el celibato, puede salvar al mundo, porque salva a la persona.

Sólo la castidad puede salvar al mundo porque salva a la persona.

La castidad muestra la experiencia de la felicidad plena, que en definitiva es el anhelo de todo hombre, sin excepción, ya que ella es la manifestación del Amor y la Libertad.

Libre - Castidad - Escucha y Viviras

Antes de finalizar, te propongo que veas el siguiente vídeo donde el Papa Francisco hace una invitación a los jóvenes a ir contra corriente viviendo en castidad.

Bien, ha sido un placer estar por acá y compartir con ustedes. Espero volver en otra oportunidad. Por favor Recen por mi vocación y por nuestro seminario.

Gracias Frank, esta es tu casa y esperamos verte nuevamente por aquí.

Y tú, ¿Qué dices de este tema?

Puedes dejarnos tus comentarios, más abajo, sobre que te ha parecido este artículo o como te ha ayudado.

Hasta el próximo artículo y por favor no se olviden de rezar por nosotros. La Paz de Cristo quede con todos ustedes.

Alexis Avilés

Alexis Avilés

Tengo una esposa encantadora, 6 hijos que son un don de Dios, pertenezco al Camino Neocatecumenal, Catequista Itinerante en la Diócesis de San Francisco de Macorís desde el año 2002. Soy Ingeniero en Informática y Correr es mi deporte favorito. ¿Qué más podría pedirle a Dios?

¿Te ha gustado este Artículo? Puedo compartir otros más contigo.

Inicia un tiempo nuevo en tu Vida.

Suscríbete presionando en los servicios de tu preferencia.

Whatsapp
Telegram

escuch@yvivirás

Quiero ayudarte en tu noviazgo, matrimonio o familia, a vivir según el proyecto de amor que Dios tiene para ti, sin dejarte influenciar por un mundo que está perdiendo los valores cristianos y que nos presenta el mal como un bien donde realizarnos.

¿Te interesa este tema? Puedo compartir contigo más artículos sobre el mismo.

Inicia un tiempo nuevo en tu Vida.

Suscríbete presionando en los servicios de tu preferencia.

Whatsapp
Telegram

No te pierdas nada

Suscríbete

Lo + Reciente

Puedes seguirnos

Comparte esta publicación

¡Espera! Aún Tengo algo más...

Comentarios:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre protección de datos:
  • Responsable: Alexis Alejandro Avilés Santos.
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comentar en esta publicación.
  • Destinatarios: Tus datos serán guardados en WebEmpresa, mi proveedor de email y hosting, y que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.

Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los campos obligatorios están marcados con *.