Hacia un matrimonio nuevo

En el artículo anterior iniciamos un recorrido de cómo Dios puede ir reconstruyendo tu matrimonio. Lo puedes ver aquí.

Decíamos que los cimientos del matrimonio van a hacer perdonar y aceptar ser perdonado. Esta dinámica es fundante para sostener el sacramento, ya que son dos personas totalmente distintas, unidas en una sola carne.

1ra parte de este artículo:

Por esto es fundamental buscar las ayudas necesarias para acompañar y sostener el matrimonio, en el camino nuevo que van a recorrer.

La Asistencia de la Santa Madre Iglesia.

En estos tiempos actuales a un matrimonio se le hace muy difícil sobrevivir, si no tiene la gracia santificante del Espíritu Santo y los sacramentos.

El demonio mantiene un constante ataque a los matrimonios, ya que destruyéndolos, rompe el plan de Dios con la humanidad. Por eso se hace muy necesario sostener este combate con la ayuda de la Iglesia.

Padre espiritual.

Un sacerdote que se convierta en padre espiritual de la pareja, es un recurso muy importante. El puede ir guiando la pareja, ayudándole a levantarse de las caídas y suministrándole los sacramentos como los de la Eucaristía y la Reconciliación.

Iniciación cristiana.

Por otro lado, la iniciación cristiana para adultos, es un camino que proveerá de una gran ayuda a los esposos. Esta renovación del Bautismo por etapas, irá creando un nuevo ser en cada uno, de tal forma que el amor entre ellos será ya un amor adulto, que ama hasta la muerte.

Sin la iniciación cristiana del Camino Neocatecumenal, mi matrimonio no hubiera subsistido. Ya vamos a cumplir 24 años de casados y vivirlos en una comunidad, renovando el bautismo por etapa, ha sido una gracia enorme, un regalo de Dios y una ayuda necesaria.

Esta Iniciación se vive en una comunidad junto a otros hermanos y con la ayuda de unos Catequistas que le van  llevando a través de las distintas etapas del Neocatecumenado.

También los esposos tienen la opción de congregarse en algún otro grupo de la Iglesia, lo importante es tener una ayuda, un apoyo y que puedan ser acompañados durante su matrimonio.

 

Los sacramentos que soportan la vida matrimonial.

El Rev. Padre Ramón Dominguez Balaguer, en su libro “Sexualidad humana y matrimonio cristiano”, cita que hay tres sacramentos que quedan estrechamente vinculados a la convivencia matrimonial. Estos son:

El Bautismo.

Este es necesario para la preparación y el sustento del matrimonio. Sin la iniciación cristiana por la que el hombre va aprendiendo a despojarse de sus apetencias, a renunciar a sí mismo y a conformarse con Cristo, no hay base suficiente para acceder a un matrimonio cristiano, ya que no se dan las condiciones necesarias para una vida de entrega y donación, que es el verdadero matrimonio.

La Eucaristía.

Sin la fuerza de la Eucaristía no se puede dar un verdadero amor matrimonial por el que los esposos se donan totalmente perdiéndose el uno por el otro. 

Eucaristia - Escucha y Vivirás

Insertos en el misterio pascual de Cristo, pueden entrar en el sufrimiento que le proporciona el otro sin resistirse, fortaleciendo la comunión dentro del mismo matrimonio y con los demás.

La Reconciliación.

Sin la Reconciliación, por la que el hombre aprende a perdonar como ha sido perdonado, es imposible mantener el matrimonio en medio de las deficiencias personales y las dificultades que se presentan cada día.

Sacramento Reconciliación - Escucha y Vivirás

Estos tres sacramentos son fundamentales en la vida matrimonial. No podemos pensar que el matrimonio siempre marchará bien, esos es una mentira.

Dónde hay dos personas con distintas formas de ser y de pensar, es normal que haya momentos de tensiones entre los dos. Por lo que estos sacramentos son un soporte necesario para sostener la convivencia matrimonial.

 

La Oración en pareja.

Un arma que el Señor nos ha dado para combatir contra el demonio, es la oración. Para un matrimonio esta es muy importante, en el día a día.

Oracion pareja - Escucha y Vivirás

Arrodíllate con tu pareja y grita al Señor para que les ayude en medio de la situación que puedan estar viviendo hoy. Importuna al Señor como aquella viuda del evangelio que pedía justicia al juez y tanto molestó al juez, que él le hizo justicia (Lc 18, 1-8).

“Reza, espera y no te preocupes.
La preocupación es inútil.
Dios es misericordioso y escuchará tu oración”.
Padre Pío.

Es recomendable que la pareja recen juntos en cualquier momento del día, dando gracias a Dios por el don de la vida, el matrimonio y la familia. También pidiendo al Señor que les asistas, en medio de sus debilidades, a donarse el uno al otro y a combatir contra el demonio que cada día aparece para separarle.

“Ora como si todo dependiera de Dios. Trabaja como si todo dependiera de ti”.
San Agustín

O sea que pidas al Señor con constancia y confianza de que él te va a asistir. Pero también has lo que tienes que hacer, en tu matrimonio, como si todo dependiera de ti.

 

El diálogo en el matrimonio.

Una de las cosas que el demonio quita rápidamente a los matrimonios, es el diálogo. Cuando no hay diálogo en la pareja, entonces el demonio dialoga con facilidad con cada uno de estos.

En este diálogo demoníaco, los pone uno en contra del otro, los lleva a señalar un culpable de la crisis en la que se encuentran. Incluso a pensar que se han equivocado de pareja.

Dialogo - Escucha y Vivirás

Contra esto hay que luchar. Buscar el momento para dialogar. Pero atento, que este diálogo no sea de una sola vía, sino que los dos puedan expresarse.

Escuchar.

Para un buen diálogo, se hace  muy necesario escuchar con detenimiento al otro. No se trata de una competencia de quién hable más para imponer su verdad, más bien se trata de buscar la comunión a través de hablar y escuchar.

Es importante tener paciencia para escuchar al otro sin estar interrupiéndole y que pueda desarrollar su idea. Luego podrás expresarte en su momento.

A veces con solo escuchar a tu pareja, que lo único que quiere es desahogarse o contarte los problemas que tiene, es suficiente. Esto es una gran ayuda que viene a quitarle un peso de encima con el cual no podía más.

El lecho conyugal, al final del día, se convierte en un lugar idóneo para la pareja conversar y no ser interrumpida. Pero cuidado, la tecnología nos está llevando a que ese momento no se dé, porque se atiende más a la TV o al móvil, en vez de la otra pareja. Por esto hay que sacar esos instrusos de la habitación matrimonial, para que pueda encontrarse un ambiente donde los dos puedan entrar en comunión.

 

El acto conyugal.

Cuando un hombre y una mujer celebran el sacramento del matrimonio, aparece en ellos el signo del amor de Dios por los hombres. Dios se hace uno con los hombres, como el matrimonio se hace una sola carne en el sacramento. Una unidad perfecta.

“El matrimonio es la imagen del amor de Dios por nosotros”.

Papa Francisco, Exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia.

Por esto es muy necesario celebrar el sacramento o el acto conyugal en el matrimonio. Porque es la entrega total y unitiva entre los dos esposos. Una unión muy frágil, por la debilidad de los esposos, y que el demonio va a intentar destruir a toda costa.

Restablece la comunión.

El sacramento no tan solo se celebra en los tiempos de comunión, sino también en los tiempos de descomunión o dificultades. Porque cuando la comunión está herida, parte importante de la reconciliación es el acto conyugal.

Comunión - Escucha y Vivirás

Claro está, no es celebrar el sacramento por hacerlo y a lo mejor saciar un deseo que hay, fruto de un tiempo de abstinencia por algún disgusto.

Por lo general hay alguna dificultad, aunque sea sencilla, por lo que se hace necesario, antes de pasar al acto conyugal, restablecer la comunión. Por esto es importante confesarse y perdonarse mutuamente antes de la celebración. 

La puerta de entrada será un diálogo de reconciliación. Una vez pasada esa etapa, puede realizarse un acto de donación y amor entre los esposos, sin ningún prejuicio de por medio.

“El acto sexual bien realizado es fuente de gozo y plenitud”.

Sexualidad humana y matrimonio cristiano – Ramón Domínguez Balaguer

De esta manera se hace visible el amor de Cristo a su Iglesia, que es entregar su vida por ella cada día. Y en este amor la regenera, la hace nueva.

 

Contigo hasta el final.

El vídeo a continuación es una interesante reflexión que puede ayudarte hoy. Te invito a que te tomes unos minutos finales antes de terminar el artículo, para verlo.

Cristo puede hacer todo nuevo a partir de lo agrietado o arruinado que esté tu matrimonio. Es un proceso que lleva su tiempo, por lo que hay que ser paciente. Pero el Señor es el único que puede dar el mejor vino a aquellos que el demonio se los ha robado.

Quiero terminar con esta cita del apóstol San Pablo y que esta, con la ayuda de Dios, pueda encarnarse cada día en nosotros.

“Os exhorto, pues, yo, preso por el Señor, a que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados, con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor”.
Ef 4, 1-2

Espero que estos dos artículos puedan ayudarte en este tiempo que estás atravesando en tu matrimonio o puedan iluminarte el camino para evitar, lo más posible, los embates del demonio en contra del sacramento.

Y tú, ¿Qué dices de este tema?

Puedes dejarnos tus comentarios, más abajo, sobre que te ha parecido este artículo o como te ha ayudado.

Que la Paz de Cristo te acompañe y no te olvides de rezar por nosotros.

Alexis Avilés

Alexis Avilés

Tengo una esposa encantadora, 6 hijos que son un don de Dios, pertenezco al Camino Neocatecumenal, Catequista Itinerante en la Diócesis de San Francisco de Macorís desde el año 2002. Soy Ingeniero en Informática y Correr es mi deporte favorito. ¿Qué más podría pedirle a Dios?

¡Espera! Aún Tengo algo más...

Comparte esta publicación

Comentarios:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre protección de datos:
  • Responsable: Alexis Alejandro Avilés Santos.
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comentar en esta publicación.
  • Destinatarios: Tus datos serán guardados en WebEmpresa, mi proveedor de email y hosting, y que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.

Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los campos obligatorios están marcados con *.

No te pierdas ningún artículo, déjanos notificarte cada vez que publiquemos uno nuevo.

 

Suscríbete por Whatsapp, Telegram o Correo electrónico presionando en el servicio de tu preferencia.


Correo
Correo
Whatsapp Telegram
Whatsapp Telegram

Listo, ya está suscrito.

No te pierdas ningún artículo, déjanos notificarte cada vez que publiquemos uno nuevo.

 

Suscríbete por Whatsapp, Telegram o Correo electrónico presionando en el servicio de tu preferencia.


Correo
Correo
Whatsapp Telegram
Whatsapp Telegram

Listo, ya está suscrito.

escuch@yvivirás

Notificaciones Whatsapp

 

Solo tienes que seguir los siguientes pasos...

 

1.- Guarda en tus contactos nuestro número: +1-829-751-1256.

 

2) Envíanos un mensaje vía Whatsapp a nuestro número y escribe: 1er Nombre o tus Iniciales + “RECIBIR”.

You have Successfully Subscribed!

Escribe a Escucha y Vivirás

escuch@yvivirás

Notificaciones por Correo

 

Puedes suscribirte llenando el siguiente formulario...

* Dato requerido
Consentimiento *

Muy bien, ya estás suscrito.