Redescubriendo la figura del Padre en San José

Ya estamos de nuevo por aquí, muy alegre después del viaje que el Señor me concedió a Italia, junto con mi esposa. Estuve participando en el Encuentro por el 50 Aniversario del Camino Neocatecumenal en Roma. También tuvimos la oportunidad de confirmar nuestra Fe a través de los lugares santos que visitamos.

Aproveché las horas de vuelos, transitos en los aeropuertos y viajes en autobús, para escribir sobre algunos temas que tenía en agenda, pero sobre todo este que me inspiró el Señor estando en este viaje.

Rezando los Laudes en el día de San José Obrero, vi necesario escribir este artículo para resaltar la figura y la misión de un padre de familia. Pero lo vamos hacer utilizando a San José como modelo, el ha sido el padre de nuestro señor Jesucristo.

La figura del Padre

Dame tu mano hijo

El rol y la figura del padre en nuestra sociedad está hoy en crisis. Hay una ausencia de la figura paterna en muchos hogares, por diversas razones, siendo esta uno de los principales motivos de la descomposición familiar que estamos viviendo hoy en día:

  • El padre se va a otra ciudad o país por motivos de trabajo.
  • Abandona el hogar para formar otro o iniciar una vida nueva.
  • Está presente y a la vez ausente del hogar por diversos motivos.
  • Solo se preocupa en ser el proveedor y no participa en la educación.
  • Una sociedad que está llevando al hombre a vivir para si mismo.

Estos son solo algunas de las causas para ir descubriendo este gran problema.

También estamos viviendo en una sociedad donde muchos jóvenes prefieren no tener la autoridad de un padre. Esto es porque se le ha vendido un aparente vivir en libertad, que se puede convertir en un libertinaje. 

El padre representa una autoridad y ellos no quieren vivir bajo lo que creen que es un yugo y no un bien para su vida.

Vamos a ver entonces unas pinceladas de la figura de San José y el rol tan importante que tuvo como cabeza de la Sagrada Familia de Nazaret, paradigma de nuestras familias. Y que esto sea una ayuda para llevar la maravillosa misión de ser padre.

 

Llamado Justo

En el Evangelio de Mateo José es presentado como el personaje central en los inicios de la nueva economía de la salvación. Adquiere protagonismo por encima de María, la madre de Jesús.

San José padre de Jesús

El capítulo 1ro versículo 19 de este evangelio, hace mención de que José era “Justo”. El  no quería infamar a María y entonces decidió repudiarla en secreto, ya que estaba en cinta y él no era el padre de esa criatura.

Un Justo simplemente es aquel que es bueno y cumple fielmente la ley de Dios. Uno que se ajusta a la voluntad de Dios y medita su ley día y noche.

Misericordioso

José va a llevar el título de Justo a un nivel más alto. El va a poner, por encima de la ley, la misericordia, cuando en vez de condenar a María, según la ley, decide repudiarla en secreto. De esta forma no pone en evidencia a María además de proteger el plan de Dios. 

Con esta acción ya está haciendo presente la manifestación del hijo de Dios entre los hombres. La caridad viene a dar una nueva dimensión a la ley, porque la ley sin misericordia, solo condena al hombre pero no le abre la vida eterna.

“Misericordia quiero, que no sacrificio”.
Mt 12, 7.

Esto lo podemos entender mejor cuando vemos a Jesucristo curando en sábado. Por ejemplo a aquella mujer encorvada (Lc 13, 10-17) y al hombre de la mano seca (Mt 12, 9-14). O cuando sus discípulos sintieron hambre y arrancaron espigas en sábado y comieron (Mt 12, 1).

 

Obedece a Dios

El ángel Gabriel aparece a María porque en ella se va a encarnar el hijo de Dios. Pero el ángel se le sigue apareciendo a José, porque es la cabeza visible que va a custodiar este proyecto.

José no actúa según su razón ni sus proyectos, sino que se deja llevar por Dios en la historia. Dios le va indicando, a través del ángel, los pasos que debe ir dando.

  1. Tomar a María como esposa, revelándole que el hijo es fruto del Espíritu Santo.
  2. Ir a empadronarse a Belén, a pesar de la avanzada gestación de María.
  3. Después de nacer el niño, irse a Egipto para protegerlo de Herodes.
  4. Tras la muerte de Herodes, salir de Egipto y volver a Nazaret.

Todas estas han sido decisiones difíciles, pero José obedece a Dios y María se fía de él porque es justo.

Huida a Egipto -Blog Escucha y Viviras

Entonces la Sagrada Familia de Nazaret estará a salvo porque José, al tener intimidad con  Dios, hace su voluntad.

 

Gobierna el hogar

Para gobernar un hogar, según Dios, es necesario ser justo. El padre está llamado a ajustarse a la palabra de Dios y velar por el fiel cumplimiento de la misma. O sea que la palabra de Dios es la que gobierna y el padre, como cabeza, vela por qué se cumpla la misma.

Cuando en una casa es la palabra de Dios el centro y el padre se ajusta a ella todos los días, entonces se cumple el salmo:

“¡Dichosos los que temen a Yahvé y recorren todos sus caminos!
Del trabajo de tus manos comerás, ¡dichoso tú, que todo te irá bien!
Tú esposa, como parra fecunda, dentro de tu casa; tus hijos, como brotes de olivo, en torno a tu mesa”.
Salmo 128

Padre y madre hacen presente a Dios

La madre es una ayuda necesaria para el padre. Ella tiene un discernimiento especial, dado por Dios, que viene a complementar el de su esposo.

Entonces en el gobierno del hogar se hace presente la Justicia y la Misericordia, dos características que representan a  Dios. El padre educa con justicia (autoridad) y la madre con misericordia (amor).

Ellos, en comunión, hacen posible que los hijos crezcan “como árbol plantado junto a corrientes de agua, que dan fruto a su tiempo y nunca se marchitan sus hojas” (Salmo 1).

 

Transmite la Fe a su hijo

Una misión muy importante que Dios le ha dado al pueblo de Israel, es transmitirle el amor a Dios a la siguiente generación, o sea a sus hijos. Es un mandato de vida eterna que Dios le da a su pueblo.

Esta oración es la llamada Shemá (Escucha). Parte de ella dice:

“Escucha, Israel: Yahvé nuestro Dios es el único Yahvé. Amarás a Yahvé tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”. 
Dt 6, 4-5.

“Se las repetirás a tus hijos, les hablarás de ellas tanto si estás en casa como si vas de viaje, así acostado como levantado”.
Dt 6, 7

En el pueblo de Israel era responsabilidad del padre el de transmitir la fe a los hijos. Para esto lo haría de una manera gradual, según la edad del niño, hasta que este recibiera la palabra como una ley que regiría todo su ser, incluyendo su sexualidad.

José como padre de Jesús, cumplió su misión. Es verdad que el niño por ser hijo de Dios, tenía conocimientos que le venían desde lo alto. Pero también es verdad que su padre terrenal le iniciaría en la fe, cumpliendo lo prescrito por Dios.

Ahora entendemos mejor el pasaje de Mt 22, 35, donde le preguntan: “¿Cuál es el mayor mandamiento de la ley?” y el responde con el Shemá. También dirá: “El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

En que momento

La misión de un padre no se limita a proveer lo necesario para que su hijo pueda crecer hasta llegar a la madurez. También tiene la gran misión de transmitirle la fe en Dios padre. De esta manera el niño va creciendo con unas raíces fuertes que le van a sostener en los embates de este mundo y le van a llevar siempre a la fuente de la vida.

Está transmisión no debe ser simplemente enseñarles a orar al acostarse o levantarse.  Debe aprovecharse cualquier oportunidad que se presente para hablarle de Dios, para transmitirle la fe en él.

En estos tiempos modernos, los domingos se están utilizando para estudiar o para trabajar. Quiere decir que se ha cambiado el sentido del reposo y comunión familiar por el ir en busca del dinero o del intelecto.

El domingo es día del Señor, un día dónde Dios nos invita a entrar en el reposo y dedicarlo a la familia. Por eso es un día propicio para la familia tener un tiempo donde pueda entrar en comunión a través de la palabra y del Sacramento de la Eucaristía.

 

No abandona la familia o el hogar

Cuando San José recibe la orden del Ángel para que no regresen a Nazaret sino que se vayan a Egipto, no antepone sus proyectos de vida, de trabajo o de hacer dinero, en Nazaret. Al contrario, para proteger la familia y cumplir con el plan de Dios, obedece y se pone en camino a tierra extranjera con su familia.

Sin embargo el demonio está atacando la figura del Padre en los hijos porque es destruir a Dios Padre en sus corazones. Esto lo está llevando a cabo con una sutileza que puede parecer que es bueno, pero no es a sí.

Padres que migran

En estos últimos años estamos siendo testigos de muchas familias que son abandonadas por el padre, para buscar una mejoría económica.

Algunos dicen: “yo no he abandonado mi familia, me he ido para buscar su bienestar. Esa es una mentira que el demonio a metido en el padre de familia, el irse para que su familia pueda progresar, pueda estudiar, tener lo necesario para vivir.

Y esto es sin hablar de cómo se va destruyendo el matrimonio por la separación física que están viviendo.

En ocasiones surge el proyecto de divorciarse para casarse con una mujer y obtener la residencia del país a donde ha emigrado. Terminando muchas veces este proyecto, en la separación total de la pareja y la destrucción del hogar.

Se van con otra mujer

La mayor tentación que tiene un padre de familia, es la de abandonar el hogar para irse con otra mujer. El hombre ve su mujer envejecer o simplemente ya no la encuentra atractiva como antes.

Este hombre quiere continuar sus andanzas de juventud con amigos o mujeres, olvidándose de la responsabilidad que tiene como cabeza de un hogar. Este hombre quiere sentirse renovado siempre y para esto se va a la calle a buscar lo que el piensa que no tiene en casa o forma otro hogar paralelo.

En esta sociedad esto se está convirtiendo en algo normal y muchos piensan que eso es ser un hombre de verdad.

Este hombre, en el fondo, no quiere aceptar que envejece, que su esposa naturalmente ha cambiado o a enfermado, entre otras cosas. Entonces lo mejor es huir, pero no se da cuenta que está destruyendo a sus hijos también y no se diga el plan de Dios a través de su familia.

Con cuanta inmadurez, con cuanta incapacidad de sufrimiento, con cuanto egoísmo vive esta persona.

También te puede interesar:

Realmente San José nos ha mostrado lo que es ser un hombre, esposo y padre. Esto lo ha hecho ajustándose a la voluntad de Dios para el y su familia.

 

No hay autoridad en el hogar

El demonio con este engaño, atenta contra la unidad familiar. Los hijos se quedan sin la autoridad del padre en la casa y es la madre la que tiene que asumir esa responsabilidad, pero no puede, no está en sus posibilidades. La madre está llamada a hacer presente la misericordia, el amor de Dios en el hogar, no la autoridad.

Es verdad que hay madres que han tenido que asumir con valentía el hogar y de alguna manera se han mantenido a flote. Pero no es lo mismo ni es igual cuando los hijos tienen a papá y a mamá juntos, cumpliendo su misión.

Madre sola

Los hijos crecen con problemas serios de autoridad, que no tan sólo afectan la familia sino que también pueden afectar nuestra sociedad. Tienen que enfrentar la vida con miedos e inseguridades, porque el padre no ha estado para iniciarlos en cada etapa de la vida.

También te puede interesar:

Hijos frustrados

El mayor bienestar que puede tener un hijo, es crecer al lado de sus padres, alimentado por el amor que ellos dos se tienen y le brindan a el. 

Cuántas veces he hablado con jóvenes frustrados en la historia, porque han vivido está situación. Los padres no se dan cuenta, pero el niño va creciendo con esta falta afectiva del padre, la cual es muy importante para su desarrollo. 

Y, aunque su papá le ha provisto de todo, ha quedado un vacío afectivo que los bienes de este mundo no pueden llenar. Han preferido mejor comer precariamente pero todos juntos, antes que banquetear separados.

 

Proyecto del demonio

Aquí vemos cómo se cumple lo que dice la palabra:

“Heriré al pastor y se dispersaran las ovejas”.
Mt 26, 31

El demonio está apostando fuertemente a destruir la familia porque sabe que unos hijos débiles serán presas fáciles de él y podrá sembrar el caos en nuestra sociedad. De esta manera puede  llevar al hombre, con facilidad, a romper la comunión con Dios y con los hombres.

 

Intercesión de San José

Pidamos a San José que nos dé el celo por hacer la voluntad de Dios y por la familia que Dios ha puesto en nuestras manos. Que él sea un ejemplo a seguir en nuestro hogar con la ayuda del Espíritu Santo.

También te puede interesar:

Mucho podríamos seguir escribiendo sobre la figura de José como Padre de nuestro Señor Jesucristo. También sobre otros problemas que están sucediendo en los hogares. Pero espero que estas pinceladas puedan ayudarte a despertar y tomar más en serio la responsabilidad que Dios te ha dado como cabeza de familia.

Puedes dejarnos tus comentarios más abajo sobre que te ha parecido este artículo o como te ha ayudado.

No te olvides de rezar por nosotros por favor.


2 comentarios en “Redescubriendo la figura del Padre en San José

  1. Hola Alexis saludos he leído algunos temas que sido de ayuda en estos momentos..
    soy Maria de Guayaquil–Ecuador. saludos la Paz.

Deja un comentario


Información básica sobre protección de datos

  • Responsable: Alexis Alejandro Avilés Santos.
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento de que quieres comentar en esta publicación.
  • Destinatarios: Tus datos serán guardados en WebEmpresa, mi proveedor de email y hosting, y que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.

 Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. 

Los campos obligatorios están marcados con *.


 

Acepto la política de privacidad *

 
 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No te pierdas ningún artículo, déjanos notificarte cada vez que publiquemos uno nuevo.

 

Suscríbete por Whatsapp, Telegram o Correo electrónico presionando en el servicio de tu preferencia.


Correo
Correo
Whatsapp Telegram
Whatsapp Telegram

Listo, ya está suscrito.

Shares
Share This